Valadrem

«Parecen fuegos de artificio»

16 de julio de 2021

# | Publicado: 12:50

23 de abril de 2021

Futuro

¿Qué es el futuro? El futuro es como esto, pero peor.

Etiquetas:

# | Publicado: 00:10

16 de mayo de 2020

Anguita

Gracias por todo, compañero, maestro, Julio.
Que la tierra te sea leve, camarada.

Etiquetas:

# | Publicado: 12:58

18 de noviembre de 2019

El Rey León (2019)

Por fin he visto El Rey León.

Ha sido una decisión difícil, la película original de 1994 es una de mis películas favoritas desde hace décadas y no llevo demasiado bien lo de que nuevo material estropeé cosas a las que tengo cariño. No guardo buen recuerdo de las secuelas directas a vídeo y ni siquiera llegué a atreverme a darle una oportunidad a la nueva serie de dibujos, así que las tibias críticas que la nueva película recibió a su paso por los cines eran motivo más que suficiente para que tuviese muchas dudas. Aun así, decidí darle una oportunidad. Y solo puedo definir la película con una palabra.

Maravillosa.


El Rey León ha tenido la mala suerte de ser clasificada como remake, cuando no lo es en absoluto. Es una preciosa carta de amor a la película original. Tal vez sea un remake en el sentido literal del término, pero en el sentido cinematográfico, un remake es una película como Ocean's Eleven o The Italian Job, películas que sustituyen y reemplazan los originales. Nadie necesita haber visto La cuadrilla de los once o Un trabajo en Italia para ver sus nuevas versiones. Sin embargo, El Rey León de 2019 solo se puede entender como material adicional de la primera película.

Puede que ese sea su mayor problema y puede que sea esa la razón por la que algunos críticos fueron tan duros con ella: este nuevo Rey León no solo no es un remake, ni siquiera es una película como tal. Es sencillamente una nueva oportunidad de vivir la misma historia con otros ojos pero con el mismo corazón. Como es obvio, algo tan íntimo no puede tener el mismo valor emocional para todo el mundo y, muy probablemente, este mismo truco aplicado a cualquier otra película de Disney me habría dejado indiferente. Pero aquí funcionó perfectamente, al menos para mí.

Viendo la película y disfrutando cada segundo de ella me dolió recordar algunas de las críticas más duras que leí en su momento. Una de ellas, a propósito del reiterado uso de secuencias exactamente iguales que las de la película de animación, era especialmente desafortunada. Es precisamente ese uso de aquellos planos icónicos una de las grandes bazas de esta versión en acción real. Lejos de ser una vulgar copia como las críticas acusaban, no puedo sino ver esos planos como la imaginación llevada a la pantalla. Cuando veíamos la película de animación de 1994 no veíamos paisajes pintados y celdas de animación, veíamos África y leones de verdad, y es justo eso lo que esta película nos ha dado la oportunidad de ver. Exactamente lo que imaginamos hace veinticinco años, cobrando vida "de verdad".


No puedo acabar sin mencionar algo que en su momento me pareció más que confuso, la oposición frontal de Disney a llamar a esta película "animación" a pesar de que, técnicamente, es una película de animación: no hay actores y absolutamente todo está hecho por ordenador, exactamente igual que en todas las películas de animación que ha hecho Disney desde que abandonaron el 2D. La insistencia de Disney fue tal que mucha gente creyó que Disney estaba renegando de sus orígenes.

Creo que esa suposición no podría estar más lejos de la realidad, Disney puede haber abandonado el 2D, pero no ha abandonado la animación. Ahí está la secuela de la sobrevaloradísima Frozen para recordarnos que hay animación para rato. Y, tal y como Disney ha hecho Frozen 2, también podría haber usado ese mismo estilo de animación 3D para hacer un remake de El Rey León. Probablemente hubiese sido muchísimo más sencillo y barato que la versión en "acción real". Si no lo hicieron no es porque renieguen de la animación, sino porque hacer un remake así sería un crimen, sería tanto como decir que había algo de malo en la película original. Esta versión en "acción real" tiene justo el espíritu contrario, es una reivindicación de lo fantástica que fue aquella película original desde el primer al último plano.

Me alegro mucho de haberle dado una oportunidad a esta película. Puede que no sea absolutamente perfecta, pero me parece que sería muy difícil haber hecho algo mejor que esto.
Muchísimas gracias, Jon Favreau.

Etiquetas: , ,

# | Publicado: 13:29

22 de septiembre de 2019

Friendship was Magic

Even at my worst, I'm best with you.
I'll Be There for You
The Rembrandts
Hoy se cumplen 25 años del estreno de la mítica serie Friends.

Friends no era una serie perfecta y es posible que otras series aguantasen mejor haber durando tantos años en antena. Uno de sus mayores pecados tal vez sea el excesivo peso que las tramas románticas acabaron teniendo con el paso del tiempo y, si somos sinceros, ni siquiera podemos considerarla como la comedia más divertida de la televisión.

Aun así, Friends es una serie que todavía hoy, un cuarto de siglo después, recordamos con mucho cariño y es a menudo citada como una de las series más queridas de la televisión. Porque, puede que suene cursi, pero la verdad es que había algo reconfortante en ver esta serie sobre seis amigos y compartir con ellos una década entera. Tal vez haya algo de... mágico en la amistad.


Sin embargo, aún con todo el cariño que merece la serie, me resulta duro recordar Friends por otro motivo. El signo de los tiempos ha cambiado mucho desde entonces y las comparaciones son odiosas, y dolorosas. Se me ocurren muy pocas cosas que resuman mejor esta década de mierda que la evolución que ha seguido otra serie sobre seis amigos que también duró casi una década entera. Estoy hablando, cómo no, de My Little Pony: Friendship is Magic, que cumplirá nueve años en apenas un par de semanas.

En el primer episodio de la serie (2010), Twilight Sparkle, una joven unicornio de Canterlot, viaja al pequeño pueblo de Ponyville. Allí conoce a otras cinco ponis. Juntas se enfrentan al más aterrador villano que ha conocido Equestria, la temible Nightmare Moon, una poderosa unicornio alada que quiere que la noche sea eterna. Nightmare Moon resulta ser la princesa Luna, desaparecida mucho tiempo atrás, cuando la oscuridad se apoderó de ella. Usando la Magia de la Amistad, las seis amigas consiguen recuperar a Luna y la ayudan a reunirse con su hermana, la princesa Celestia, poniendo fin a una dolorosa separación que había durado mil años.

Impresionada por lo que la Amistad ha conseguido, Twilight decide quedarse en Ponyville con sus nuevas amigas para estudiar este gran poder, juntas. A lo largo de las siguientes cuatro temporadas, este será el tema de la serie. Un mensaje optimista y sincero que hizo que miles de personas, entre las que obviamente me incluyo, nos enamorásemos de una serie alegre que nos permitía soñar con un mundo mejor.


En el episodio final de la serie (2019), los ponis se enfrentan al nuevo nuevo nuevo más aterrador villano que ha conocido Equestria. Una pequeña huérfana, sin poderes, que decide atacar Equestria siguiendo las órdenes de uno de los personajes "buenos" (?), usando la magia de un artefacto que tiene, nuevamente, gracias a la ayuda de dicho personaje "bueno" (??). Absolutamente nadie cuestiona por qué uno de los personajes "buenos" va convenciendo a crías menores de edad de que deben cometer atentados terroristas, absolutamente nadie intenta averiguar qué pasa por la cabeza de esta huérfana para dejarse convencer tan fácilmente. Simplemente, es mala. Porque sí. Una vez derrotada y despojada del artefacto mágico que era su única fuente de poder y que nunca debería haber tenido, los ponis sencillamente la ejecutan a sangre fría, entre vítores, a sugerencia del mismo personaje que la había incitado a cometer sus crímenes.

Después de esta desopilante demostración de Amistad que sería ilegal en cerca de todos los países de nuestro planeta, Twilight acaba siendo la poni más poderosa de Equestria y decide volver a Canterlot, dejando a sus "amigas" en Ponyville. Las amigas que la ayudaron a convertirse en princesa, las amigas que literalmente le dieron todo su poder, ya no son necesarias. Adiós, muy buenas. Fin de la serie, entran créditos.


No ya es que sea incapaz de pensar un modo peor de acabar esta serie, es que incluso habiendo visto el episodio me resulta increíblemente difícil creer que sea real. Un episodio que, punto por punto, contradice, ataca y destruye por completo todo lo que la serie transmitía en su primeras temporadas. Empatía, amor y redención son reemplazados por indiferencia, crueldad y venganza ciega. Aquella Amistad que durante años pareció ser la fuerza más importante de Equestria y está en el puto título de la serie es ahora absolutamente irrelevante, cuando no inexistente.

Hace un par de años, recién acabada la temporada 6, escribí alguna entrada sobre lo terrible que había sido aquella temporada y como su tono no se parecía en nada al de temporadas anteriores. Una aceptablemente decente temporada 7 y una película que me pareció adorable me animaron a seguir viendo una serie que jamás debería haber retomado. Las horribles temporadas 8 y 9, y este final de serie por encima de todo, muestran que no solo el tono original de la serie sino además y especialmente el mensaje que la serie quería transmitir simplemente ya no están ahí en absoluto. Ni una sola palabra que hubiese escrito para alabar las primeras temporadas de la serie sería cierta hoy.

Resulta especialmente deprimente que una de las cosas que dije cuando critiqué aquella temporada 6, que en retrospectiva es una obra maestra comparada con este agónico final, es que al menos las temporadas de sobra de una serie no pueden cambiar lo que hemos vivido y no pueden quitarnos aquello que nos gustaba. Ahora ni siquiera puedo mirar atrás, me resulta demasiado duro pensar que apenas unos años después de esta imagen, estas inseparables amigas con un corazón de oro acabarán aplaudiendo la ejecución sumaria de una menor de edad indefensa y desarmada, y que pocos días después se separarán por un más que ridículo motivo.


Lo triste no es que la Equestria original no sea real y sus valores no sean más que un sueño. Lo verdaderamente descorazonador es que hay mucha más magia en una serie vintage sobre seis neoyorquinos viviendo en un mundo real que en una serie reciente sobre putos unicornios de colores. Hoy incluso soñar nos está vetado.

Aunque tal vez sea ese el mejor legado de Friends. Está bien tener una serie que, todavía hoy, podemos mirar y disfrutar como el primer día. Está bien seguir teniendo algo que todavía no nos han podido quitar. Había algo de cierto en aquel I'll be there for you, después de todo.

Etiquetas: , ,

# | Publicado: 21:05

18 de agosto de 2019

Domingo

—Yo creía que Dios había creado el mundo en siete días.
—El séptimo descansó. Podría haber aprovechado el día extra y no hacer esta chapuza.
Roland West y Wayne Hays
True Detective 3x06 - Cazadores en la oscuridad (2019)

Etiquetas: ,

# | Publicado: 21:32

31 de julio de 2019

Plutón

Ayer se fue Plutón.

Plutón era mi gata. Había estado conmigo desde hacía casi trece años. Aunque no era muy mayor, hacía ya algún tiempo que estaba un poco más torpe. Sus ojos no brillaban tanto como antes. Comía muy poco. Dormía mucho más. El lunes se fue a dormir, temprano. Ya no despertó. Ayer nos despedimos de ella y lloré hasta que no pude más. Esta mañana la he echado en falta al no verla en su sitio favorito. Esta mañana solo he podido ver su cara cuando el ordenador me ha preguntado mi contraseña, y después en el fondo de escritorio que he visto cada día desde que compré este ordenador hace una década.

Creía que escribir esto hoy sería más fácil. No lo es. Tengo los ojos húmedos y me duele mucho pensar en ella. Pero creo que se lo debo. Nunca había hablado de ella. Ni en este blog, ni en ninguno de los anteriores, ni en Twitter. No sé por qué. Plutón no era el famoso de turno, o la película de moda. Plutón no era la última noticia de política, o la movida tecnológica de la que todo el mundo habla. Parece que, cuando damos algo por seguro, no nos hace tanta falta hablar de ello. Al menos me alegra recordar que Plutón siempre estuvo presente. Durante mucho tiempo use fotos suyas en Twitter. Es ella la gata de mi avatar de Flickr, y la de mi perfil público de Google, si es que eso existe todavía. Es ella la gata en la cabecera de este blog desde hace muchos años.

Plutón tenía unos preciosos ojos azules, muy claros. Cuando nació era casi blanca, con la naricita negra y las patas más oscuras, como un siamés, pero con el tiempo fue cambiando de color, adquiriendo un patrón atigrado de gato tabby. Su naricita se volvió rosa, su lomo se volvió negro, las partes blancas de su pelaje acabaron siendo de color crema y en su lado derecho había una zona donde las rayas oscuras tenían forma de triangulitos que me encantaba dibujar con el dedo cuando la acariciaba.

A Plutón le gustaba encaramarse a mi viejo monitor, levantar el visillo y ver quién pasaba por la calle. Le gustaba comer pedacitos de queso. Le gustaba que le acariciaran debajo de la barbilla. A Plutón no le gustaba estar mucho rato en brazos, pero siempre venía a la puerta a recibir como un perrito cuando había estado un rato sola, y ronroneaba feliz cuando la cogías. Solo por las mañanas, solo durante el desayuno, le gustaba subirse a mi regazo, como si fuese parte de una tradición compartida. En invierno, los días que yo llevaba una chaqueta de punto que era su favorita, se abrazaba a la manga. En las noches de verano, cuando el calor apretaba, se ponía junto a la puerta que lleva a la terraza para animarnos a salir fuera, a tomar el fresco.

Plutón no fue mi primer gato. Sí fue mi primera gata de interior. Después de que mis gatos anteriores corriesen muy mala suerte como gatos callejeros, Plutón fue la primera en vivir siempre dentro de casa. Gracias a eso sobrevivió mucho más que los gatos que la precedieron. Creo que fue feliz. Nunca le faltó comida y siempre tuvo a alguien que la quiso. Verla apagarse sus últimos días fue muy duro, pero creo que no sufrió. Probablemente tuvo, desde el principio hasta el final, una vida mejor que la de cientos o miles de gatos en varios kilómetros a la redonda. Pero mientras lloro su pérdida no puedo evitar preguntarme si hay algo que podría haber hecho mejor. Querría intentarlo otra vez. Me gustaría volver a vivir estos años porque se me han hecho demasiado cortos.


Te quiero mucho, Plutón.
Te echo mucho de menos.
# | Publicado: 13:33

Archivo